martes, 31 de agosto de 2010

¡¡Ya podéis comentar!!



Pues eso, parece ser que desde Enero no se podía comentar y yo sin saberlo, entre que en Febrero empecé a abandonar el blog y en verano no tenía internet creí que no había comentarios porque no había visitas, nada más, pero no era así.

Este verano María me dijo que no me pudo comentar la entrada de Día de lluvia, poco después Ale me dijo que casi llora al leer ésta entrada pero que igualmente no podía comentar así que ya en Jerez me puse con el blog a ver si lo arreglaba y cómo habéis visto en la foto, sí ese soy yo, estaba leyendo qué podía fallar pero no daba con ello así que sólo me quedaba la solución más simple, preguntarle a Aguilera y problema solucionado; ahora para comentar os saldrá una ventana emergente (creo), pero es que de la anterior manera no me deja (no me preguntéis por qué) así que nada, deseoso estoy de que esto vuelva a tener vidilla ;).

4 comentarios:

Alcantarisa (cocinando en mi isla amarilla) dijo...

tú me dirás chato! yo novedad que veía, aquí que venía a verte! Me entristeció tu última entrada, pero no había manera de comentarte...
Un abrazo, soy Alcantarisa (cocinando en...)

Espero que las cosas se vayan arreglando, poco a poco.

Calderón dijo...

No sabía que todavía me seguías, la verdad que te lo agradezco y prometo ser más constante con el blog, que este año tengo que salir de casa y hacer cosas para despejarme así que ya lo contaré por aquí...

Por cierto, ahora que vuelvo a estar en casa y tener internet seguiré tus recetas a ver hasta dónde llega mi torpeza entre los fogones :D

alejandro dijo...

por fin tengo el gran honor de poder escribir mi humilde comentario bajo tus grandes textos de la literatura bloguera :P espero que sigas deleitandonos con tus grandes obras maestras y ese don de la palabra que espero algun dia llegar a dominar, no tan bien como tu que es imposible; un abrazo y seguiremos envenenandonos con tus letras

un abrazo sr. calderon

Calderón dijo...

yasta mamón, que parece que soy Bécquer ahora jajajaja